Alejandro Giammattei visit贸 Nueva York para participar en el 78掳 per铆odo de sesiones de la Asamblea General de la Organizaci贸n de las Naciones Unidas (ONU). En su 煤ltima participaci贸n ante la ONU, not贸 la silenciosa censura internacional al desempe帽o en su administraci贸n. Busc贸 reunirse con grupos religiosos afines a su gobierno, como la Coalici贸n de Organizaciones Internacionales Jud铆o-Americanas y con la Alianza para la Cooperaci贸n Global. Ante ellos, Giammattei reiter贸 el compromiso de Guatemala y su gobierno para la protecci贸n de 鈥la vida, la familia y la libertad religiosa鈥. Argumentos que buscan apelar a la religiosidad de sus aliados y de los guatemaltecos.

En una situaci贸n por dem谩s inc贸moda, asumi贸 una visible distancia de las acciones antidemocr谩ticas e ilegales, asumidas por el Ministerio P煤blico, como la judicializaci贸n del proceso electoral. Esas acciones fueron criticadas por 聽organizaciones nacionales e internacionales como el Parlamento Europeo y el Departamento de Estado de los Estados Unidos, por lo que sucede en el pa铆s. Tambi茅n se puede percibir por lo expresado por mandatarios del continente. Ignacio Lula da Silva presidente de Brasil, alert贸: 鈥en Guatemala hay riesgo de un golpe鈥 que impedir铆a la investidura de Bernardo Ar茅valo. El brasile帽o pidi贸 a la comunidad internacional unirse para 鈥velar鈥 porque se preserve el Estado de Derecho y la Democracia en Guatemala. El presidente de Argentina, Alberto Fern谩ndez expres贸 ante la Asamblea, que ve 鈥con preocupaci贸n lo que est谩 sucediendo en Guatemala鈥.

Giammattei, percibe el peso de la comunidad internacional, ante sus pol铆ticas err谩ticas y autoritarias, y durante el proceso electoral utilizando las instituciones de justicia y los poderes del Estado. En sus 煤ltimas apariciones como presidente de la Rep煤blica, quiere quedar ante la historia como un gobierno democr谩tico. Ha pregonado su disposici贸n de realizar un proceso de transici贸n gubernamental con las autoridades electas y que entregar谩 la presidencia, respetando la alterabilidad del poder y el proceso democr谩tico celebrado, respetando la voluntad popular de los guatemaltecos emitida en las urnas. Sin embargo, el MP continua con sus acciones judiciales represivas, contra Semilla, contra el Tribunal Supremo Electoral y, sobre todo, contra la voluntad de los ciudadanos.

Son declaraciones, demag贸gicas. El pa铆s, forma parte de la comunidad internacional, con principios, derechos, pero tambi茅n grandes obligaciones. Que esa comunidad, ha se帽alado las violaciones al Estado de Derecho, a los Derechos Humanos y las acciones dictatoriales impulsadas por el Pacto de Corruptos, con el aval del Ejecutivo. Giammattei se帽al贸 ante la ONU, que el proceso electoral estuvo marcado por 鈥acciones de injerencia internacional innecesarias鈥.

Se recordar谩 que el gobierno invit贸 a la Organizaci贸n de Estados Americanos (OEA) para que fuera observador de las elecciones. Esta conoci贸 de primera mano, los vicios que se cometieron durante el proceso. Por esa raz贸n, no existe injerencia en los asuntos internos del pa铆s. Esos argumentos de la derecha fascista son los de siempre, como cuando el pa铆s fue se帽alado por la comunidad internacional, por聽 cr铆menes de lesa humanidad y el genocidio. Tambi茅n fueron utilizados como argumento por Jimmy Morales, para expulsar de Guatemala a la Comisi贸n Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) de manera unilateral

Seg煤n el acuerdo firmado entre el Estado de Guatemala y la ONU, la Cicig, vino al pa铆s para apoyar, fortalecer y contribuir con las instituciones del Estado de Guatemala, encargadas de la investigaci贸n y la persecuci贸n penal de los delitos cometidos por los Cuerpos Ilegales y Aparatos Clandestinos de Seguridad (Ciacs). 聽Tambi茅n, judicializar cualquier otra conducta delictiva conexa con estos y la eliminaci贸n de sus estructuras. 聽Con ello, se le at贸 las manos al crimen organizado, que tiene cooptado al Estado, por ello la expulsaron. La Cicig, dio golpes demoledores a varias estructuras criminales enraizadas dentro de las organizaciones del Estado que jam谩s habr铆an sido investigadas, evidenciadas y enjuiciadas.

Guatemala autoriz贸 a la Cicig a participar en los asuntos internos del pa铆s, en eso consiste el Acuerdo, para eso se negoci贸 con la ONU, por lo que no es cierto que se haya extralimitado en sus funciones, en todo caso, las cumpli贸.聽 Tampoco es v谩lido que, con un falso nacionalismo, se acus贸 a la Cicig de amenazar la soberan铆a nacional. El Canciller y Giammattei en sus declaraciones, recurren a esos argumentos, por lo tanto, no es cierto que los observadores de la OEA, ni la comunidad internacional con sus cr铆ticas, hayan violado el Derecho Internacional