El 20 de octubre es una fecha hist贸rica para el nacimiento de la democracia en Guatemala. Es de sobra conocido cu谩l fue el final de esa primavera en la historia. Las reformas capitalistas que se propuso impulsar el gobierno revolucionario, no pod铆an pasar, porque la oligarqu铆a terrateniente temi贸 que estas eliminar铆an su poder econ贸mico y sus privilegios pol铆ticos. Junto con el imperialismo norteamericano las consideraron comunismo y no estuvieron de acuerdo con las conquistas sociales, por lo tanto, hab铆a que eliminar ese atrevimiento impulsado por el pueblo de Guatemala. La revoluci贸n fue destruida por medio de una invasi贸n mercenaria, planeada, organizada y ejecutada por la CIA, teniendo como aliados a los dictadores de la 茅poca, que gobernaban pa铆ses de Centroam茅rica y el Caribe.

Desde entonces se quedaron gobernando por 70 a帽os, con las mismas pol铆ticas hegem贸nicas, represivas, y con m茅todos antidemocr谩ticos que han ido modificando con los avances tecnol贸gicos y pol铆ticos de los 煤ltimos tiempos. Pero en esencia son los mismos oligarcas que tambi茅n han evolucionado, integrados en nuevas corporaciones econ贸micas nacionales y extranjeras, con nuevos m茅todos y t茅cnicas de producci贸n, con nuevas empresas bancarias, pero siendo los mismos agiotistas hambreadores de siempre. Las empresas y las mejores tierras de Guatemala, ahora son explotadas por sus nietos y bisnietos, pero sin variar la propiedad sobre las mismas. Son los mismos que destruyeron los 10 a帽os de primavera en Guatemala, y que ahora se oponen a cualquier cambio pol铆tico-econ贸mico en el pa铆s, sin permitir que otros sectores sociales, les arrebaten esa hegemon铆a.

馃摲 Mar铆a Jos茅 Espa帽a

Lo que no ha variado es el discurso utilizado en 1954, el cual es utilizado para atacar cualquier manifestaci贸n democr谩tica o tan siquiera progresista, que pretenda alg煤n cambio en el pa铆s. De esa manera son due帽os del Estado y sus poderes creados por ellos que utilizan a su conveniencia, de su sistema pol铆tico-econ贸mico, de sus instituciones de seguridad y defensa, de sus leyes y de sus relaciones internacionales. Es una forma de dictadura, donde el Ej茅rcito, de momento no es la figura central, pero lo tienen 鈥渆n apresto鈥, por si algo saliera mal. Mientras tanto, le siguen buscando 鈥渜u茅 hacer鈥, porque el conflicto armado termin贸 hace 27 a帽os y por de pronto, nadie amenaza la existencia de ese Estado, ni la soberan铆a del pa铆s.

Ahora tienen como aliados inmediatos al crimen organizado y la narcoactividad, que dirige muchas ramificaciones dentro del mundo del hampa y que se extiende dentro de las esferas e instituciones del Estado. 聽Los narcos han ganado autoridad pol铆tica, asumiendo el control de muchas comunidades, manejando las fuerzas de seguridad locales y sustituyendo a las autoridades de los alcaldes y gobernadores, para garantizar el 茅xito de sus operaciones. A nivel nacional tienen representantes en todas las instituciones gubernamentales. En todo caso se mantiene la farsa gubernamental de victorias ocasionales contra los narcos, cobertura medi谩tica y todo. Esto para congraciarse con las agencias de seguridad internacionales, que combaten el narcotr谩fico.

La estructura pol铆tica, econ贸mica y social en Guatemala, no ha variado. Se mantiene dentro del control del Estado y no lo perder谩n por ning煤n motivo. 聽Esa estructura, se ha perpetuado en el control del Estado y cre贸 el actual Pacto de Corruptos, para consolidar su dictadura, y no permitir cambios de ninguna naturaleza. En una negociaci贸n, son los sectores populares los que deben ceder ante la imposici贸n y las exigencias de los poderes del Estado olig谩rquico. Utilizar谩n todas medidas represivas a la mano, as铆 como utilizar谩n estratagemas para enga帽ar al pueblo, mientras imponen sus propias medidas pol铆ticas. Ellos crearon la actual crisis, y el MP, es solo una cortina de humo, como Consuelo Porras, Curruchiche y Orellana son marionetas en manos del gobierno. Pero detr谩s se esconde que la causa de la actual situaci贸n, no son las figuras visibles, es su sistema que se impone sobre toda la voluntad popular, burl谩ndose de sus instituciones y pr谩cticas democr谩ticas. El MP pide la cabeza de todos sus detractores, pero el gobierno no elimina a sus t铆teres. Las instituciones de justicia piden reprimir las manifestaciones de la poblaci贸n, para que de manera 鈥渓egal鈥 se criminalicen sus demandas y se reprima con la fuerza p煤blica.

La utilizaci贸n de gente armada, como dice el gobierno, proviene de 鈥渄iversos sectores鈥 contra las manifestaciones. Ello es solo una provocaci贸n para justificar la represi贸n y esconder sus propias fuerzas. Solo los narcos y las fuerzas de seguridad, mantienen gente armada. Es una fuerza que se podr谩 utilizar en caso, que el pueblo transforme su resistencia pac铆fica por otros medios, como sucedi贸 dentro del Conflicto Armado. No se olvide que el Estado monopoliza el uso de la fuerza, con la que ha sostenido los 煤ltimos gobiernos.